Tiempo de cooperar

La agricultura es la principal fuente de riqueza de los valles del Guadalquivir y Genil y eso ha marcado nuestro modo de vida y nuestra cultura; Palma del Río, en la encrucijada de ambos no escapa a esa realidad y los nuevos tiempos obligan al sector a reinventarse, a innovar y, sobre todo, a unir recursos y esfuerzos para poder ser más competitivos en una sociedad cada vez más exigente. Las cooperativas se muestran como una de las más importantes herramientas para todo ello; son bastantes los ejemplos de nuestro entorno, algunos como COARE con más de 75 años de historia.

Por definición, la cooperativa es una organización que agrupa a varias personas con la finalidad de realizar una actividad empresarial. Su funcionamiento se basa, fundamentalmente, en la cooperación de todos sus socios, de ahí el nombre “cooperativa”. Esta tipología societaria está vinculada al emprendimiento de impacto ya que tiene un enfoque empresarial volcado en la continuidad de los empleos , en el mantenimiento de la actividad a largo plazo y en la armonización de criterios sociales y ambientales. Por tanto, sientan las bases de una economía más sólida, sostenible y resiliente que armoniza la rentabilidad económica con la social y ambiental. Por tanto, se trata de un modelo de emprendimiento de impacto que se centra en la generación de cambios positivos en el nivel social, medioambiental o económico, “aspectos fundamentales para impulsar la transformación del sistema productivo en los momentos actuales”.

Este potencial para crear empleo aún en momentos de poca prosperidad económica se refleja en el hecho de que el año 2020, en plena pandemia, ha sido el segundo de la última década con más creación de cooperativas en Andalucía. En total se han creado 408 nuevas cooperativas que han creado 1.378 empleos directos. Por tipologías, el 81% de estas cooperativas son de trabajo con casi 800 empleos directos iniciales (el 51% del empleo creado en cooperativas), unos datos que reflejan que el colectivo emprendedor se interesa por esta fórmula jurídica para poner en marcha su negocio aún en el marco de la paralización que provocó la crisis del COVID-19. En el primer trimestre de 2021 se han creado 101 cooperativas (81 son cooperativas de trabajo) en Andalucía que han generado 347 empleos iniciales (de los que 224 son en cooperativas de trabajo).

Las cooperativas de trabajo son multisectoriales, están presentes en todos los sectores productivos, desde la construcción a la educación o la cultura. También hay cooperativas que desarrollan su actividad en el ámbito de las nuevas tecnologías, el marketing, la comunicación o atienden a personas dependientes. Lo que diferencia a las cooperativas del resto de empresa no es la actividad que desarrollan, sino cómo se organizan a nivel interno. En este sentido, el emprendimiento en colectivo permite trabajar en equipo, compartir riesgos, ampliar la responsabilidad y liderazgo y ofrecer una mirada colectiva que repercute en la buena evolución del proyecto y del entorno en el que se ubican.

Tipos de cooperativas

  • Cooperativa de trabajo asociado o cooperativa de producción.
  • Cooperativas sociales también consideradas como una forma de cooperativas de trabajo.
  • Cooperativa de ahorro y crédito.
  • Cooperativa de consumidores y usuarios.
  • Cooperativa agraria.

Como decíamos al principio, en nuestra comunidad autónoma adquieren especial relevancia las cooperativas agrarias, donde los agricultores ponen en común recursos de ciertas áreas de actividad. La ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas que las regula es la Ley 14/2011 de 23 de Diciembre, la cual ha sido modificada por la Ley 5/2018 de 19 de Junio.

  • Se distingue entre Cooperativas de servicios agrícolas que proveen varios servicios a sus miembros individualmente y Cooperativas de explotación comunitaria de la tierra (o de producción agrícola), donde los recursos productivos (tierra, maquinaria) se ponen en común y los miembros labran conjuntamente.1​ Las cooperativas de producción agrícola son relativamente poco frecuentes en el mundo y se conocen ejemplos de granjas colectivas en países de tradición comunista y en los kibbutzim de Israel. De la misma manera puede aplicarse al ámbito de la ganadería, en cuyo caso se habla de cooperativa agraria o ganadera.
  • El significado más común de cooperativa agraria es normalmente cooperativas de servicios, que es la forma predominante en el mundo. Hay dos tipos de Cooperativas de servicios agrícolas: las cooperativas de suministros y las cooperativas de mercado. Las primeras abastecen a sus miembros con inputs para la producción, como semillas, fertilizantes, combustible y maquinaria. Las segundas se establecen para transformar, empaquetar, distribuir y hacer marketing de sus propios productos agrícolas (tanto cosechas como ganado). Los granjeros también utilizan cooperativas de créditos como fuente de financiación tanto para el pago de mano de obra como para las inversiones.

Luego estamos ante una figura societaria que sigue aportando fortaleza de unión al sector agrícola y ganadero, desde una perspectiva empresarial respetuosa con criterios sociales y ambientales tan necesarios.

Juan M. Trujillo García es ateneísta y economista, técnico especialista en creación y apoyo de empresas.

Andalucía Emprende, Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: